Dr. Francisco G. Cervantes R., FACS

Alta Especialidad en Cirugía.

Enfermedad Hemorroidal

LA ENFERMEDAD HEMORROIDAL…¿QUE HACER?
hemorroides
Algunas estrategias simples pueden ayudar a aliviar el dolor y la molestia asociada con estos vasos sanguíneos saltones y molestos.

Muchas mujeres padecen hemorroides durante el embarazo. A la mediana edad, las hemorroides a menudo se convierten en un reclamo permanente. Pasado los 50 años, aproximadamente la mitad de la población ha experimentado uno o más de los síntomas clásicos, que incluyen dolor rectal, picazón, sangrado y, posiblemente el prolapso (hemorroides que sobresalen a través del canal anal). Aunque las hemorroides rara vez son peligrosas, pueden tener una aparición recurrente y dolorosa. Afortunadamente, hay mucho que podamos hacer al respecto.

¿Qué son las hemorroides?

En cierto sentido, todo el mundo tiene hemorroides, son agrupaciones de venas similares a almohadas que se encuentran justo debajo de las membranas mucosas que recubren la parte inferior del recto y el ano. La mayoría las llaman hemorroides (o almorranas) se desarrollan cuando estas venas se hinchan, como las venas varicosas en las piernas.

Hay dos tipos de hemorroides: las internas, que se producen en la parte inferior del recto, y las hemorroides externas, que se desarrollan debajo de la piel alrededor del ano. Las hemorroides externas son las más incómodas, ya que la piel que cubre se irrita y se erosión. Si se forma un coágulo de sangre dentro de una hemorroide externa (hemorroide trombosada), el dolor puede ser repentino y severo. Usted puede sentir o ver un bulto morado alrededor del ano.

Las hemorroides internas son típicamente indoloras, incluso cuando producen hemorragia. Es posible, por ejemplo, ver la sangre roja brillante en el papel higiénico o el goteo en la taza del inodoro. Las hemorroides internas también pueden sufrir un prolapso, o extenderse más allá del ano, causando varios problemas potenciales.

¿Qué causa las hemorroides?

Tradicionalmente, las hemorroides están asociadas con el estreñimiento crónico, el esfuerzo durante las evacuaciones, y estar mucho tiempo sentado en el inodoro. Esto también explica por qué las hemorroides son comunes durante el embarazo, cuando el útero en crecimiento ejerce presión sobre las venas.

El diagnóstico de las hemorroides

Las hemorroides por lo general se puede diagnosticar a partir de una historia médica y un examen físico sencillo. Las hemorroides externas son generalmente evidentes, sobre todo si un coágulo de sangre se ha formado. Su cirujano puede realizar un examen digital del recto para verificar si hay sangre en las heces. Él también puede examinar el conducto anal con un anoscopio, un tubo plástico corto y se inserta en el recto con iluminación.

Tratamiento en el hogar

La mayoría de los síntomas de las hemorroides mejoran dramáticamente con simples medidas en el hogar. Para evitar brotes ocasionales, intente lo siguiente.

    • Consumir más fibra. Añada más fibra a su dieta de los alimentos, un suplemento de fibra (como Metamucil, Citrucel o Fiber Con). Junto con adecuada ingesta de líquidos, la fibra suaviza las heces y las haces se hacen más fáciles de pasar para reducir la presión sobre las hemorroides. Alimentos altos en fibra incluyen brócoli, frijol, trigo y salvado de avena, cereales integrales y fruta fresca. Los suplementos de fibra ayudan a disminuir el sangrado hemorroidal, y la inflamación.
    • Ejercicio. El ejercicio aeróbico moderado, como caminar a paso ligero 20 a 30 minutos al día, puede ayudar a estimular la función intestinal.
    • Un baño de asiento es un baño de agua caliente para los glúteos y las caderas ayuda a aliviar la picazón, irritación, y espasmos del esfínter anal.
    • Buscar alivio tópico. Cremas para hemorroides que contienen un anestésico local puede aliviar temporalmente el dolor. Las cremas y supositorios que contienen hidrocortisona también son eficaces, pero no se deben de utilizar más de una semana.

Cuando en una hemorroide externa se forma un coágulo, el dolor puede ser insoportable. Si el coágulo ha estado presente por más de dos días, se aplican tratamientos de inicio de los síntomas a la espera de que desaparezca por si sólo, si no, se puede extirpar quirúrgicamente el coágulo de la vena en un procedimiento en el consultorio realizada por su cirujano.

Procedimientos para el tratamiento de las hemorroides

    Algunas hemorroides no se pueden controlar con los tratamientos conservadores solamente, ya sea porque los síntomas como el sangrado persisten o porque una hemorroide interna ha prolapsado. Afortunadamente, una serie de tratamientos mínimamente invasivos están disponibles actualmente, son menos dolorosos que la eliminación de hemorroides tradicional (hemorroidectomía) y permiten una recuperación más rápida. Estos procedimientos se realizan generalmente en el consultorio de su cirujano o como cirugía ambulatoria en un hospital.
  • BANDA. La ligadura con banda de goma, es una pequeña banda elástica que se pone alrededor de la base de una hemorroide interna. La banda hace que la hemorroide se reduzca de tamaño. Se toma dos a cuatro procedimientos, realizados entre seis y ocho semanas de diferencia, para eliminar por completo las hemorroides. Las complicaciones, que son raras. Otros procedimientos en el consultorio incluyen láser o escleroterapia.
  • Finalmente la hemorroidectomía tradicional. Usted podría necesitar cirugía si usted tiene hemorroides grandes y con sangrado persistente o hemorroides externas persistentemente sintomáticas. Actualmente una hemorroidectomía tradicional es realizada con equipos de alta tecnología como el bisturí armónico o el láser para reducir dramáticamente el dolor postoperatorio. Este procedimiento cura el 95% de los casos y tiene una baja tasa de complicaciones. El procedimiento no implica una estancia prolongada en el hospital, generalmente una noche. Los pacientes generalmente pueden regresar a trabajar después de 7-10 días.
  • Engrapadoras. Una nueva alternativa a la hemorroidectomía tradicional se llama hemorroidopexia con grapas. El cirujano utiliza un dispositivo de grapeo para fijar las hemorroides en su posición normal. Trabajos de investigación se están llevando actualmente a cabo para comparar la hemorroidopexia con grapas y la hemorroidectomía tradicional como tratamiento de primera línea para las hemorroides internas.